Tres meses después de haber regresado al poder en Afganistán, los talibanes continúan dictando gradualmente leyes que marcan un retroceso para la libertad de las mujeres. El Ministerio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio emitió el pasado fin de semana una guía con ocho nuevas reglas para las afganas, en la cual se destaca la prohibición de la participación de estas en dramas de televisión.

Las nuevas reglas impuestas, según reporteros en Kabul, son vagas y sujetas a la interpretación de grupos en todo el país. La prohibición de la participación de mujeres en dramas de televisión afganos no es el único cambio que busca el régimen talibán: también se les ordenó a las reporteras que usen pañuelos en la cabeza cuando aparezcan en pantalla y se impedirá la proyección de programas de comedia o entretenimiento que “insulten al islam o puedan considerarse ofensivos para los afganos”.

Desde su primer período en el poder, el talibán se mostró contrario a la proyección de películas extranjeras con “valores occidentales”. En la década de 1990, los talibanes trataron de prohibir la televisión por completo, dejando solo una estación de radio oficial en funcionamiento. Para Hujjatullah Mujaddedi, representante de un grupo de periodistas en Afganistán, las restricciones son sorpresivas y poco prácticas, pues podrían ocasionar el cierre de las emisoras y televisoras por la pérdida de ingresos y un éxodo de talentos, según le comentó a la BBC.

Las nuevas reglas adoptadas el fin de semana, que se suman a las comunicadas entre agosto y octubre, contrastan con la idea de un “gobierno moderado” que intentó transmitir el talibán en su regreso a Kabul. Aunque han dicho que protegerán los derechos de las mujeres, los talibanes les han prohibido a las niñas asistir a la escuela en la mayoría de las provincias y a las mujeres trabajar, a menos de que un hombre no pueda ocupar su puesto de trabajo. Y pese a que el régimen talibán ha dicho que las medidas serán temporales, cada vez se adoptan más leyes que vulneran los derechos de la mujer en el país.

Grupos de mujeres han protestado por los anuncios del gobierno talibán, conformado exclusivamente por hombres en Kabul, a costa de castigos como latigazos y golpes con palos. Según medios internacionales que se encuentran en Kabul, la presencia de las mujeres en la vida pública de Afganistán continúa siendo precaria.