El valle del Panshir era hasta ahora la única de las 34 provincias afganas que no había caído bajo el control de los talibanes, después de que el grupo conquistara las 33 regiones restantes en menos de dos semanas. Después de la toma de Kabul, el 15 de agosto, la resistencia se concentró aquí, pero no lograron contener la arremetida talibán.

Los talibanes aseguraron este lunes que controlan todo Afganistán, tras afirmar haber capturado el valle de Panshir, donde el jefe de la resistencia local Ahmad Masud llamó a “levantarse” contra el nuevo régimen. Luego de la retirada de Estados Unidos hace una semana tras 20 años de guerra, los talibanes buscaban sofocar la resistencia parapetada en el montañoso valle del Panshir, cercano a Kabul.

“Con esta victoria, nuestro país salió por completo de la ciénaga de la guerra. La gente vivirá ahora en libertad, paz y prosperidad”, afirmó el principal portavoz del movimiento islamista, Zabihullah Mujahid, en un comunicado.

En este momento los combatientes talibanes están despejando el territorio, dijo a Efe el portavoz talibán Bilal Karimi, al tiempo que aseguró que “el enemigo se esconde en las montañas” del valle.

”Un gran número de las fuerzas enemigas y comandantes murieron en Panjshir y algunos de ellos huyeron para esconderse en las montañas, todavía no sabemos quiénes de sus comandantes y líderes murieron y quiénes huyeron”, precisó.

La resistencia ha estado dirigida por el exvicepresidente afgano, Amrullah Saleh, autoproclamado nuevo presidente de Afganistán tras la huida del país durante la toma de Kabul del exmandatario, Ashraf Ghani, y Ahmad Massoud, hijo del difunto comandante afgano Ahmad Shah Massoud, “el león del Panjshir”, una leyenda por haber hecho frente a los soviéticos y a los talibanes.

En una rueda de prensa ofrecida hoy, el portavoz Mujahid aclaró que aunque trataron de conseguir una salida pacífica al conflicto a través de las conversaciones, éstas no fructificaron.

”Hicimos todo lo posible para resolver el problema de manera pacífica, pero no sucedió. Ahora tenemos derecho a resolver cualquier amenaza contra nuestro Gobierno y usar la fuerza militar para traer paz y estabilidad”, dijo el principal portavoz talibán.

Imágenes publicadas en redes sociales mostraban a los talibanes en las oficinas del gobernador de la provincia de Panshir y banderas del movimiento islamista ondeando por todos lados.